Alta convocatoria tuvo final de Interescolar de Robótica Educativa en USM Casa Central

20 · junio · 2016

20 equipos compitieron en la actividad, broche final de los talleres dictados por Fundación Mustakis y la Casa de Estudios, que contó con la presencia de alumnos de los colegios participantes de Valparaíso y Santiago, además de sus padres y monitores, totalizando alrededor de un centenar de asistentes.

IMG_1709En total fueron 20 los equipos que llegaron a competir en la final del Interescolar de Robótica Educativa, que por cuarto año consecutivo se llevó a cabo este fin de semana, en las dependencias de la Casa Central de la Universidad Técnica Federico Santa María.

Impulsada por la Fundación Mustakis, con el apoyo de la Casa de Estudios, la iniciativa atrajo a más de 100 personas, entre familiares, padres y monitores, quienes presenciaron durante la jornada el funcionamiento de los robots creados por los estudiantes de los colegios de Valparaíso y Santiago, que fueron parte de los talleres realizados durante todo el semestre.

La competencia, la que se dividió en dos rondas, consistió en que dos equipos por mesa debían completar un circuito especialmente diseñado para sus robots, en el que debían eliminar diversos obstáculos, completando todo el procedimiento en ocho minutos. Una pantalla gigante mostraba el tiempo y cómo iba cada uno de los equipos.

El primer lugar fue para Seikotec, de Santiago; el segundo lugar quedó en Valparaíso, con el equipo Spider, y el tercer lugar también se fue para la capital con Team Work.

Como explicó Joaquín Bordacher, estudiante de Ingeniería Civil Mecánica de la USM y parte del equipo organizador de este Interescolar, dichas clases cuentan con la participación de alumnos entre séptimo básico y tercero medio, “que pueden acceder a un primer acercamiento a la robótica, para lo cual les entregamos el material (robots, pc), de modo que empiecen a programar. Lo que nosotros hacemos es enseñarles lo básico”.

Los alumnos, pertenecientes a establecimientos educacionales vulnerables, son parte importante de la instancia. Como expresó el gerente general de la Fundación Mustakis, Francisco Javier Cancino, “uno de los focos que tenemos como entidad, es tratar de ayudar a quienes menos espacio y oportunidades pueden tener para desarrollar sus talentos. Ver un proyecto de robótica, que es el primer regional en Valparaíso, en simultaneo a lo que realizamos en Temuco y Concepción, nos dice que estamos haciendo muy bien las cosas”.

El directivo añadió que “los resultados que hoy hemos visto son de un alto nivel competitivo. Los niños están muy involucrados y no sólo desarrollan técnicas de programación sino también habilidades socioemocionales que son tremendamente importantes para el futuro”.

Trabajo en conjunto

Para Francisco Cancino, el trabajo que han tenido con la USM, “ha sido una alianza muy estrecha, de mucho acuerdo. Ya llevamos varios años trabajando juntos y siempre en un acuerdo muy participativo; sino fuera por la Universidad no sería posible desarrollar este proyecto para la Fundación”, aseveró, agregando que “seguimos buscando nuevas alternativas para generar más lazos, sobre todo considerando que quienes cumplen la labor de monitores, son estudiantes de la misma Universidad”.

Uno de los puntos más importantes para Cancino, es la ayuda técnica que la USM les brinda desde que comenzaron con los talleres, aludiendo que la Casa de Estudios “no sólo nos ayuda con la infraestructura, los equipamientos y espacios para que podamos desarrollar esta actividad, sino que
IMG_1698también pone a disposición a sus mentores y sus propios estudiantes”.

Andrea Arredondo, alumna del colegio Josefina Santísima Trinidad de Santiago contó, respecto a su experiencia en el taller, que “son cursos muy buenos, aprendí desde cero y los monitores son muy pacientes, siempre te incentivan a hacer algo más”. La alumna también dijo que “comencé a participar desde el comienzo del semestre porque siempre me interesó la robótica, pero nunca había tenido la posibilidad de participar en algo así”.

Los efectos de la iniciativa son altamente positivos, pues como relató Claudio Ponce, padre de uno de los estudiantes que el sábado compitió en la final del Interescolar, “lo he visto con una motivación extra, no le gustaba mucho estudiar y no estaba muy aplicado. Pero desde que comenzó a ir a los talleres, él cambió, se dedica a los estudios y tiene ganas de proyectarse”.

Cabe destacar que iniciativas como los Talleres de Robótica concuerdan con los esfuerzos que ha desarrollado la Universidad Técnica Federico Santa María para potenciar la enseñanza de la ingeniería y la inclusión, siendo uno de sus más potentes ejemplos, el programa Ingeniería 2030, impulsado conjuntamente con la PUC. 

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.