Desarrollos tecnológicos marcan el avance de la medicina nuclear

19 · marzo · 2019

Un novedoso proyecto liderado por el Dr. Thomas Wendler, ingeniero civil electrónico de la USM, utiliza un procedimiento médico llamado “braquiterapia inyectable” para tratar tumores sólidos. 

El estudio de la radioactividad de los meteoritos que ayuda a los cosmólogos a determinar la antigüedad del universo, el desarrollo de técnicas para comprobar la autenticidad de las obras de arte y la generación eléctrica son solo algunas de las diversas aplicaciones que la tecnología nuclear tiene para ofrecer.

Una de ellas pretende mejorar las técnicas de braquiterapia que se utilizan para el tratamiento de distintas patologías asociadas al cáncer. Se trata de la inyección de un líquido, que contiene en su interior un isótopo radioactivo, directamente dentro de diversos tumores, técnica desarrollada por un grupo de investigadores que lidera el ingeniero civil electrónico de la USM, Dr. Thomas Wendler.

Este desarrollo tecnológico significa un nuevo avance para la medicina nuclear, subespecialidad del campo de las imágenes médicas que convencionalmente trabaja con cantidades muy pequeñas de material radioactivo, con el fin de diagnosticar y determinar la gravedad o bien tratar una variedad de afecciones, entre las que se incluyen varios tipos de cánceres, enfermedades gastrointestinales, endocrinas, cardiacas, entre otras.

“La principal innovación de este procedimiento ‘inyectable’ es que lo podemos aplicar con jeringas muy delgadas o flexibles, o en forma de crema directamente sobre la piel en caso de tumores en esa área. Lo que hacemos es entregar flexibilidad a procesos, como los de la braquiterapia convencional, que suelen tener varias limitaciones”, explica Wendler, quien actualmente se desempeña como profesor e investigador en la Universidad Técnica de Múnich.

Para llegar a estos resultados, el académico señala que “existe una especie de juego químico, donde tienes que desarrollar materiales nuevos que dirijan al isótopo hacia el lugar requerido y lograr que no se escape. Tenemos que encontrar compuestos que tengan ciertas propiedades, evaluarlos para definir su biocompatibilidad y su estabilidad en el cuerpo humano. Con el compuesto químico correcto y el software y hardware necesario para aplicarlo, pretendemos destruir el cáncer desde adentro”.

“No es llegar y hacer; hay que diseñar estas moléculas de manera inteligente, de modo de minimizar el daño de los tejidos aledaños, así como evaluar la dosis recibida por los usuarios del isótopo, y considerar desde el manejo en el laboratorio hasta la aplicación en el paciente. Tenemos que preocuparnos tanto de la persona que camina con la jeringa radioactiva como de quien recibe el tratamiento”, agrega el investigador.

Nuevo auge de la medicina nuclear

A partir de su interés por el área de la física médica, Thomas Wendler viajó a Alemania tras finalizar con éxito sus estudios como ingeniero civil electrónico en la USM, donde fue destacado por sus logros académicos. Su objetivo, realizar su maestría en este tema. El resultado: una tesis de doctorado, la fundación de varias empresas de tecnología médica y el desarrollo de avances en el área de la medicina nuclear.

Entre sus proyectos se encuentra la creación de SurgicEye GmbH, compañía alemana que provee de aplicaciones y tecnología médica para la optimización de la cirugía del cáncer. Fundado en 2008, este spin-off de los resultados del trabajo de doctorado de Wendler produce máquinas para hacer imágenes generadas por radioactividad durante intervenciones quirúrgicas, que ayudan a los cirujanos en medio de operaciones.

Según señala el académico, actualmente hay 40 hospitales en el mundo que utilizan este desarrollo de forma regular. No obstante, aclara que “es un mercado pequeño, ya que para intervenciones simples no es necesario, pero sí es una gran ayuda en casos más complejos. Por ejemplo, en caso de que llegáramos a Chile con este producto, bastaría con uno solo para cubrir las necesidades de pacientes del país y que sea viable desde el punto de vista económico”.

El futuro de la medicina nuclear

Respecto al punto de encuentro entre la electrónica y la medicina, Wendler afirma que es importante seguir creando nuevas herramientas que introduzcan alta tecnología de bajo costo y alta simplicidad a la práctica médica. “Es una forma de democratizar y facilitar el acceso a ella para todos los pacientes, independiente del lugar del mundo en que se encuentren”, declara.

En tanto, sobre el crecimiento de la medicina nuclear, el sansano cree que “si bien durante un tiempo estuvo muy por debajo de la radiología, por ejemplo, que avanzó bastante en áreas como el ultrasonido y la resonancia magnética, las terapias basadas en tecnología nuclear tendrán un nuevo impulso ya que, a diferencia de otras disciplinas de imagenología, no observan solo anatomía sino que también miran procesos en el cuerpo y pueden tratarlos”.

“En este sentido, nuestro trabajo apunta a, primero, mirar qué es lo que sucede a los pacientes usando isótopos para imagenología, y luego tratarlos con isótopos terapéuticos bajo un concepto llamado teragnóstica. Pero para ello, esta área debe seguir generando nuevas herramientas mínimamente invasivas que logren mantener la ventaja de evitar a las personas el tener que someterse a operaciones riesgosas”, añade.

 Reportaje publicado en el tercer número de nuestra revista USM Technology Review. Mira la revista acá.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile