USM busca convertirse en la primera universidad chilena certificada en eficiencia energética

7 · mayo · 2019

A través de la implementación de un sistema de gestión energética, la Casa de Estudios apuesta por recibir la certificación ISO 50001, normativa internacional que reconoce a las organizaciones que ejecutan acciones concretas para mejorar su desempeño en la materia, enfocándose en la eficiencia continua.

Como una forma de sistematizar y dar una dirección clara y ordenada a las diferentes iniciativas que se realizan al interior de su comunidad, la Universidad Técnica Federico Santa María está implementando un sistema de gestión energética, que podría convertirla en la primera Casa de Estudios chilena en certificarse bajo la norma ISO 50001, estándar internacional que reconoce a las organizaciones que trabajan para mejorar continuamente la eficiencia y los costos relacionados con energía, además de reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Conseguir este reconocimiento implica el compromiso, por alta de la dirección de las instituciones aspirantes, de establecer una política energética con procedimientos, medición, verificación y reportes que den cuenta de avances sostenidos respecto del desempeño energético al interior de la organización. En Chile, son 27 las empresas que han certificado estos sistemas, aumentando además su eficiencia en el área un 4,5% al año.

En este contexto, el Consejo Superior de la Universidad aprobó el documento “Política de Eficiencia Energética”, estableciendo el compromiso de calidad y responsabilidad con la comunidad universitaria, la sociedad y el medio ambiente, a través del cumplimiento constante de sus políticas energéticas.

Para el Vicerrector de Asuntos Económicos y Administrativos de la USM, Gilberto Leiva la iniciativa marca un hito importante, ya que “viene a confirmar nuestro compromiso con las temáticas medioambientales, donde hemos sido pioneros en el desarrollo de estudios, desde las primeras investigaciones sobre la utilización de energía solar y ahora también en el desarrollo de un sistema de gestión que nos permite ser más eficientes en el uso de la energía eléctrica”.

Asimismo, la encargada de poner en marcha la parte operativa del Sistema de Gestión Energética; la Directora de Servicios y Administración de la Universidad, Verónica Díaz, explica que el proyecto significará un avance armónico para todos los emplazamientos de la Institución, ya que todos los procesos y procedimientos en esta materia que se hagan desde ahora deberán estandarizarse.

“En el Comité de Eficiencia Energética participan representantes de todos los Campus y Sedes, además de representantes de las direcciones de Infraestructura, Comunicaciones, Recursos Humanos y Jurídica, quienes cumplen importantes roles en nuestra misión de implementar este sistema y avanzar hacia la eficiencia en nuestro consumo eléctrico”, profundiza la Directora, enfatizando la importancia del trabajo en equipo que se está desarrollando.

Esta iniciativa, financiada en un 70% por un fondo concursable entregado por la Agencia de Sostenibilidad Energética (ACEE), tendrá una auditoría interna para revisar el avance de los procesos. Posteriormente, en junio recibirá la visita de una casa certificadora que, de validar las acciones realizadas en el marco de este sistema, entregará la certificación ISO 50001, transformando a la USM en la primera universidad chilena que consigue este reconocimiento.

Auditorías energéticas

Los pasos de la USM hacia la sostenibilidad en el ámbito de la eficiencia energética no comenzaron con la implementación de este sistema. Ya en 2015 se iniciaron las primeras auditorías en cada uno de sus emplazamientos, con el objetivo de conocer en profundidad las distintas aristas del consumo de energía al interior de la Institución, dando como resultado que más del 75% correspondía a electricidad.

Posteriormente se realizó un análisis tarifario, que permitió a la Universidad, en Valparaíso y San Joaquín, pasar de ser clientes de la distribuidora de energía eléctrica a clientes libres de la generadora de electricidad, lo que significó un ahorro en costos de un 20%. Junto a ello, desde 2019 ambos puntos solo consumirán energía eléctrica proveniente de fuentes renovables. En este sentido, las autoridades esperan que durante 2020 estos avances puedan replicarse en toda la Institución.

En paralelo, la USM comenzó el desarrollo de uno de los proyectos fotovoltaicos más grandes de Sudamérica al interior de una Casa de Estudios, instalando paneles solares con una potencia instalada de un 1 MW, lo que implicaría cubrir un 20% de la energía consumida en Valparaíso y San Joaquín, un 30% de lo requerido en Vitacura, y un 90% de lo que se utiliza en Viña del Mar. Todo esto, gracias a un acuerdo con la empresa MGM Innova Chile y el gobierno de Japón.

En términos ambientales también significará una reducción de emisiones anuales que se estima en 660 toneladas de dióxido de carbono, cifra que equivale a lo que absorbe un bosque de 285 hectáreas durante todo un año.

USM sostenible

La sinergia entre estos proyectos confluye además con otra iniciativa impulsada por la Universidad: la creación del Comité de Sostenibilidad. Este ente, presidido por Carolyn Palma, académica del Departamento de Ingeniería Química y Ambiental, tiene como objetivo ir más allá de la eficiencia energética y definir la política institucional en la que se enmarcarán todas aquellas actividades que potencien el desarrollo sostenible.

De esta forma, a la gestión de la eficiencia energética que la administración de la USM realiza al interior de la Institución, se sumarán todas aquellas iniciativas y proyectos que hoy se desarrollan en la Casa de Estudios, ya sea en docencia, investigación, innovación, emprendimiento, así como desde las diversas actividades estudiantiles. El propósito es encausarlas hacia metas comunes, teniendo como base los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) que la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha dispuesto como lineamientos universales en distintas materias vinculadas a la sostenibilidad.

En este contexto, Carolyn Palma, quien además se desempeña como Directora General del Campus San Joaquín señala que “como una Universidad que basa su quehacer en la ciencia, ingeniería, diseño y arquitectura, la sostenibilidad ambiental no es tangencial a nuestra actividad, sino vertebral en cada uno de nuestros procesos, estableciendo que el objetivo como Institución en el mediano plazo sea un impacto neutro o positivo en todas las actividades que realizamos como comunidad. Es una larga tarea, pero contamos con la experticia suficiente para llevarla a cabo”.

Este reportaje forma parte de la última edición de la revista Mirada Universitaria, que puedes mirar en el siguiente enlace.

 

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.