Expertos de la USM advierten que tsunami como el de 1730 podría repetirse en la zona central

9 · julio · 2019

En la conmemoración del desastre que afectó a la Región de Valparaíso hace 289 años, investigadores de la Casa de Estudios, junto a la PUCV y Cigiden demostraron que un evento de similares proporciones puede ocurrir en un futuro cercano. Además, dieron a conocer una propuesta para incorporar la evacuación vertical al plan de manejo de tsunamis en Chile.

El 8 de julio de 1730, Valparaíso y Viña del Mar fueron dos de las zonas más afectadas tras el megaterremoto y tsunami que se estima podría ser el segundo más grande del mundo. Tras una serie de crónicas históricas, evidencias geológicas y modelación numérica, investigadores de la Universidad Técnica Federico Santa María, el Centro Nacional de Investigación para la Gestión Integrada de Desastres Naturales (Cigiden) y la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), lograron determinar la magnitud del desastre natural que llegó a 9.3 grados, el que suponen podría volver a repetirse en la zona costera de la Región de Valparaíso.

En este marco, y con la finalidad de activar la memoria histórica para alertar y tomar medidas respecto a la eventualidad de un desastre similar, se desarrollaron diversas actividades conmemorativas al megaterremoto de 1730 que incluyeron charlas de expertos en nueve colegios de la Región, en las que participaron cerca de mil estudiantes; una feria científico-educativa, intervenciones urbanas y un acto rememorativo en los peldaños de la iglesia La Matriz, una de las áreas que evidencia haber sido afectada por las olas. Además, se presentó una propuesta académica de política pública para incorporar la evacuación vertical a la legislación existente.

“Presentamos una propuesta de política pública desde la ciencia hacia la comunidad y a los tomadores de decisiones del país, respecto a las posibilidades de ampliar la evacuación de terremotos, incorporando la evacuación vertical. Esto significa incorporar una alternativa para ascender, ya sea en estructuras específicas o bien en edificios existentes para que la gente, en el momento de protegerse, no tenga necesariamente que salir del edificio e irse a un cerro”, explicó Patricio Catalán, académico del Departamento de Obras Civiles de la USM e investigador de Cigiden, quien detalló que los tiempos de evacuación para las áreas inundables, podrían no ser suficientes en un desastre similar al de 1730.

Activar la memoria

“Lo que queremos es plantear una propuesta para que esto se pueda materializar. Hay varios pasos previos que dicen relación con análisis de la capacidad estructural de los edificios, el rediseño de las vías de acceso -las que debería permitir un flujo más grande de personas- eventualmente subsidios o alguna propuesta para poder adaptar los edificios existentes. Eso en un plazo más largo, pero que hoy al menos, se comience la discusión pública respecto a esto, pues hasta la fecha no existe. Ya sabemos que esto ocurrió hace casi 300 años y, eventualmente, puede volver a ocurrir, cuándo no lo sabemos pero sí tenemos conocimiento que hay una cantidad importante de energía acumulada y es necesario tomar conciencia de ello”, aseguró Catalán.

Sobre las investigaciones presentadas en esta conmemoración, Jorge León, académico del Departamento de Arquitectura de la USM y también investigador de Cigiden, añadió que “mostramos diferentes estudios, pero todos enfocados en evaluar el potencial de la evacuación vertical para usar este método en zonas donde es difícil hacerlo de manera horizontal. Hay varias áreas en Chile como, por ejemplo, el sector de la población Vergara en Viña del Mar o el sector de Cavancha en Iquique, donde toda la evidencia científica apunta a que la evacuación será superior a los tiempos de arribo de la primera ola de un tsunami o en el caso de un evento de mucha magnitud”.

Respecto a esta problemática y a la importancia de incorporar nuevos sistemas de gestión en los planes de mitigación de este tipo de desastres, el urbanista subrayó que, si bien los edificios en Chile resisten terremotos de gran intensidad, éstos no están diseñados para soportar un tsunami de magnitud mayor. “Preliminarmente un edificio que soporta un gran terremoto, podría soportar un tsunami. Eso es un buen indicador, pero no hay evidencia de que sea seguro en su totalidad, pues los edificios no están diseñados para ello. Además, aún nos queda mucho por avanzar en términos de diseño, gestión y legislación”, sostuvo León.

“El tema de gestión es muy problemático y tiene que ver con que los edificios no están obligados a acoger a la gente. Tenemos la evidencia de que, por ejemplo, en el caso de un evento telúrico, lo que hace la gente es cerrar sus edificios por miedo a saqueos. Por ese motivo es súper complicado lograr que se permita el acceso a esos edificios de la gente que está en la calle y necesita evacuar. Entonces hay todo un tema legislativo de cómo se puede trabajar esto. Se podría designar ciertos edificios que tengan que estar mandatados por ley para poder dejar evacuar a la gente. Todo lo anterior requiere de un marco legal nuevo, estamos trabajando en ello, pero la idea es que estas investigaciones puedan alimentar la discusión legal”, finalizó León.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile