Uso del hidrógeno sumado al del litio significará la independencia del petróleo en la industria y en el transporte

30 · enero · 2020

La USM lidera las iniciativas asociadas a hidrógeno y electromovilidad, en un programa, único a nivel mundial constituyéndose así en un referente a nivel nacional en la materia.

La búsqueda de fuentes de energía más sustentables que permitan reducir la huella de carbono en los diferentes procesos productivos, ha generado el desarrollo y potenciamiento de nuevos mercados y oportunidades de desarrollo a nivel país, como es el caso del hidrógeno.

En septiembre de 2018, la Universidad Técnica Federico Santa María dio inicio al programa tecnológico estratégico de CORFO “Electromovilidad minera mediante celdas de combustible”, consorcio internacional liderado por esa casa de estudios en calidad de gestor tecnológico que busca convertir un vehículo de operación minera diésel en uno 100% eléctrico alimentado por pilas de combustible en base a hidrógeno.

Este programa, único a nivel mundial, cuenta con la participación de importantes socios nacionales e internacionales, como el centro de investigación Fraunhofer Chile, la Agencia de Sostenibilidad Energética, el Centro Nacional de Hidrógeno de España, la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón, Ballard Power Systems, Linde, Ancares Energy, Bozzo Energy y empresas mineras como CODELCO y Sierra Gorda.

Prototipos en terreno

El proyecto, que tiene una duración de cinco años, comprende dos fases: la primera - de dos- consiste en una etapa de investigación, diseño y desarrollo de prototipos, para posteriormente en la segunda fase, que se extenderá por tres años, poner a prueba los prototipos en terreno y desarrollar vehículos en planta.

“Estimamos que en 2022 podríamos estar realizando las primeras pruebas en planta de un vehículo minero operado con hidrógeno”, afirma el Dr. Antonio Sánchez, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la USM y Director del programa.

Según explica el Dr. Sánchez, este nuevo vehículo minero “tiene las mismas características de un vehículo convencional eléctrico, sólo que la batería es reemplazada por una pila de combustible que almacena hidrógeno en tanques a presión”. Además, afirma que la tecnología de pilas de combustible constituye “una tremenda oportunidad de desarrollo, sobre todo en su implementación en la industria minera, ya que las celdas de combustible son capaces de producir movilidad limpia, silenciosa y eficiente, y posen la energía necesaria para brindar autonomía y mover grandes cargas”.

Para continuar con el desarrollo del programa, la USM inaugurará en los próximos meses el Laboratorio de electromovilidad con hidrógeno. “En este espacio probaremos nuevas tecnologías de power train, nuevos motores para vehículos mineros y nuevas tecnologías de pilas de combustible, entre otros. Nuestra intención es seguir avanzando en la investigación y ser un aporte para el país”, explica el Dr. Sánchez.

En busca de hidrógeno y cobre verde

El desarrollo de este programa ha abierto una serie de posibilidades para el equipo de la USM, convirtiendo a este plantel en un importante colaborador para el desarrollo de la normativa respecto a hidrógeno.

En el marco del programa, el equipo de investigación, en conjunto con la Comisión Nacional de Energía y Sernageomin, desarrolló un levantamiento internacional de la normativa asociada al uso de hidrógeno en vehículos eléctricos y procesos industriales, el que sentó las bases para iniciar el desarrollo de una normativa nacional en la materia.

A esto se suma el desarrollo de un proyecto conjunto con la Universidad de Atacama, que busca desarrollar tecnología que permita producir hidrógeno verde en Chile. “Nosotros como Universidad comenzamos a desarrollar la temática de hidrógeno con el programa de electromovilidad minera, el que nos abrió la puerta hacia otros proyectos, como el FIC regional que tenemos en conjunto con la Universidad de Atacama para el desarrollo de tecnología para la producción de hidrógeno verde, que es aquel extraído directamente con electrolizadores de energía solar, y no a través de procesos químicos contaminantes. Esta producción actualmente es inexistente, por lo que queremos ser los primeros en producir este tipo de hidrógeno”, afirma el Dr. Sánchez.

El académico agrega que “esperamos que, en un futuro cercano, cuando las mineras implementen la tecnología de pilas de combustible en base a hidrógeno, el hidrógeno que esté disponible sea verde, lo que permitiría la producción de cobre verde en la industria minera, es decir, de un cobre libre de CO2 en todo su proceso de producción”.

Estas iniciativas no sólo han permitido consolidar el posicionamiento de la USM en materia de hidrógeno, sino también potenciar la investigación, siendo incorporada como un pilar de desarrollo obligatorio para los grupos que actualmente se encuentran postulando a la licitación del nuevo Instituto de Tecnologías Limpias, impulsado por CORFO, y que busca impulsar un polo industrial de energía solar, minería de bajas emisiones y desarrollo de materiales avanzados, entre otros.

Instituto de Tecnologías Limpias

La Universidad participa de esta licitación como parte de la Asociación para el Desarrollo del Instituto de Tecnologías Limpias (ASDIT) junto a otras 10 casas de estudio, la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), Corporación Alta Ley y algunas empresas.

Además del importante rol de la USM en lo que respecta a hidrógeno dentro de ASDIT, el conglomerado también cuenta con un representante de la Casa de Estudios en su plana mayor. Se trata del Director de Asesoría Industrial y Servicios de la Universidad, Dr. Patricio Valdivia, quien a partir de diciembre de 2019 asumió como Director Técnico de ASDIT. “Nuestros principales desafíos serán articular de manera armónica y balanceada las mejores capacidades de nuestro consorcio, capturar la confianza y tranquilidad de la industria hacia una propuesta de valor coordinando esfuerzos entre la academia, la industria y el sector público, y generar nuevos estándares de colaboración entre universidades, la industria y los actores internacionales”, explicó.

Recientemente, la USM firmó la tercera versión del compromiso público-privado para promover la electromovilidad en el país, actividad que contó con la participación de otras 53 empresas e instituciones. Al respecto el Dr. Valdivia afirmó que el trabajo colaborativo entre academia, empresa y estado es de suma importancia. “La sinergia es algo que hemos hecho propio. Somos parte de un ecosistema, tenemos centros tecnológicos y programas muy importantes y todos ellos son colaborativos. Es fundamental trabajar con los actores del ecosistema I+D+I, con la empresa y el sector público, y lo continuaremos haciendo”, finalizó.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile