Oportunidades de la educación online

20 · mayo · 2020

La profesora del Departamento de Ingeniería en Diseño de la USM, Natalia Burgos, analiza el desarrollo de la educación online y cómo aprovechar las herramientas que ésta ofrece para incentivar la interacción y la creatividad en los estudiantes.

La llegada de la pandemia a nuestro país obligó a los colegios a modificar su modalidad de enseñanza, suspendiendo las clases presenciales para dar paso a una educación a distancia en todos sus niveles. El complejo panorama sanitario llevó a las universidades a optar por esta misma modalidad, como es el caso de nuestra Casa de Estudios, que decidió comenzar el primer semestre bajo la modalidad de clases online en beneficio de la salud de sus estudiantes.

Este escenario ha generado un debate respecto a si la educación online es una modalidad de enseñanza efectiva para los alumnos. Cuestionamiento en el cual la preparación de los profesores y su conocimiento respecto a las tecnologías a utilizar ha sido fundamental.

Para Natalia Burgos, profesora del Departamento de Ingeniería en Diseño del Campus San Joaquín de la Universidad Técnica Federico Santa María, “en las clases virtuales a tiempo real, el profesor y los estudiantes están conectados al mismo tiempo, similar a la sala de clases. Esto permite trabajar la flexibilidad de la experiencia educativa y guiar al estudiante de manera más personalizada que en los cursos masivos de Internet, que son atemporales”.

La profesora de la USM agrega que, en este contexto, “se involucran nuevas variables que favorecen el trabajo gracias a las conexiones online, como el uso de nuevas tecnologías, conexiones globales que permiten potenciar las redes colaborativas entre personas de diferentes países, y el uso de nuevas herramientas disponibles para el aula”.

Pero también reconoce la existencia de algunas desventajas: “una educación 100% online no posee espacios de reunión espontáneo, ni encuentros de pasillo, situaciones que también enriquecen la experiencia educativa. Además, la concentración que se puede obtener a través de una pantalla es más limitada que en la sala de clases. Afuera del aula hay estímulos distractores que están fuera de nuestro control, como el ruido exterior, mascotas y equipos electrónicos, entre otros”.

Interacción y compromiso

¿Cómo resolver este problema?  La profesora Burgos explica que “un estudio sobre el tiempo de atención de los estudiantes señala que pueden perder la atención luego de solo 30 segundos después de iniciada una conferencia, con peaks cada 5 minutos. Por ello la interacción de los estudiantes en la sala de clase virtual es fundamental para retener la atención y la concentración en los contenidos del curso”.

¿La educación online ofrece oportunidades para incentivar estos aspectos?

Existe una serie de herramientas para generar interacción con los estudiantes y entre ellos. Para hacer más dinámica la clase existen aplicaciones como Mentimeter, Slido, QuizBean y Kahoot, entre otras. El desafío es poder incorporarlas de manera orgánica en la sala de clases virtual, y para ello es importante establecer acuerdos previos con los estudiantes para que interioricen estas dinámicas.

Esta modalidad educativa nos permite jugar con las formas de aplicar el conocimiento. Hay millones de herramientas allá afuera que los estudiantes usan y se las ingenian para realizar sus proyectos.  Como profesores, nuestro rol es guiarlos en el uso de estas tecnologías, lo que implica que uno tiene que experimentar y probar nuevas herramientas.

Respecto al trabajo de los profesores: ¿existen metodologías para fomentar el interés y compromiso de los alumnos?

Para incentivar el trabajo hay que reflexionar cuáles serán los espacios en el curso donde ellos puedan construir su aprendizaje de manera activa, colaborar entre compañeros generando una red y contar con la orientación del profesor.

También se puede ser creativo y observar otros campos para ver cómo incorporar al estudiante como co-creador de las actividades que se realizan en el curso, de manera que el profesor se convierta en un facilitador del aprendizaje. Para esto es importante fortalecer el vínculo en el aula, la buena comunicación con los alumnos, su desempeño y creatividad.

Y si exigimos creatividad a nuestros estudiantes, nosotros también podemos ser creativos con las herramientas que utilizamos. Por ejemplo, hacer clases más llamativa con Prezi o Canva, videos con gráficas dinámicas, uso de fondos virtuales en los videos de la clase, etc.

Otras herramientas son encuestas de diagnóstico que le permitan al profesor estar informado del estado inicial del curso para elegir las herramientas adecuadas para la enseñanza de sus alumnos, así como encuestas de cierre para monitorear percepciones y mejoras.

Todas estas estrategias generan conocimiento colaborativo, abren espacios para que profesores y estudiantes colaboren en el desarrollo de la clase, promoviendo el empoderamiento de los estudiantes, así como su participación y comunicación con los profesores y otros compañeros.

El futuro de la educación online

Respecto a las posibilidades de implementar la educación online en las mallas curriculares a un corto o mediano plazo, la profesora Burgos afirma que “sería ideal poder incorporar esta modalidad educativa en algunos cursos donde se puedan sistematizar contenidos teóricos. Sería como una suerte de híbrido, donde algunos contenidos puedan ser repasados de manera remota, y las actividades prácticas en laboratorios y talleres”.

Burgos agrega que, en estos casos, las cápsulas virtuales pueden ser generadas previamente por los educadores para ser compartidas en plataformas LMS como Moodle o el proyecto MOOC realizado en https://usmx.cl/, plataforma de cursos online gratuitos de la USM.

“En el mediano plazo se podría generar una red de contenidos que puede ser transversal a diferentes departamentos, considerando que el desarrollo de habilidades creativas se asocia al cruce de disciplinas. En este sentido, estudiantes de diferentes carreras podrían aprender contenidos de otros cursos que no están en su malla, pero que les generan interés”, explica.

¿Cómo ve el futuro de la educación online?

Creo que la educación online dará pie a nuevas características en la educación cada vez más latentes, como la personalización de la experiencia, donde los estudiantes serán capaces de elegir qué contenidos necesitan y cuáles no. Las mallas curriculares serán más dinámicas que nunca, y los límites en las carreras comenzarán a desaparecer, privilegiándose el desarrollo de habilidades y competencias por sobre el título.

Además, existen otras tecnologías, como la realidad virtual y la manufactura avanzada, entre otras, que afectarán la forma en que se desarrolla la educación, difuminando los límites entre lo real y lo virtual, cada vez más difíciles de observar.

Y no podemos olvidar la globalización, que generará diversidad en las experiencias de la educación online, pudiendo desarrollarse cursos con estudiantes y profesores de diferentes partes del mundo, sin tener que viajar físicamente. Tendremos que adaptarnos a un contexto de escenarios que se reinterpretan constantemente, con necesidades de futuros mercados todavía por descubrir.

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile