Académico participa en seminario organizado por CONAPHI de la UNESCO

15 · junio · 2020

En el marco del ciclo Agua, Medio Ambiente y Salud, organizado por el Comité Chileno para el Programa Hidrológico Intergubernamental de la UNESCO (CONAPHI), el Dr. Francisco Cereceda expuso sobre los alcances de la actual pandemia por COVID-19 y su relación con la contaminación atmosférica.

Entregar una perspectiva científico-tecnológica respecto a la relación entre contaminación atmosférica y la posible expansión de la curva de contagio por COVID-19, fue el propósito de la ponencia “¿Cuál es la relación entre la contaminación atmosférica y COVID-19?”, presentada por el Dr. Francisco Cereceda, académico del Departamento de Química de la Universidad Técnica Federico Santa María y director del Centro de Tecnologías Ambientales (CETAM) de la Casa de Estudios, en el ciclo Agua, Medio Ambiente y Salud, organizado por el Comité Chileno para el Programa Hidrológico Intergubernamental de la UNESCO (CONAPHI).

La actividad coorganizada por la Dirección de Medio Ambiente y Asuntos Oceánicos del Ministerio de Relaciones Exteriores y la Comisión Nacional de Riego del Ministerio de Agricultura, contó además con la participación de los especialistas: Dr. Francisco Remonsellez, biotecnólogo molecular y director del Centro de Investigación Tecnológica del Agua en el Desierto (CEITSAZA) de la Universidad Católica del Norte; y el MSc. José Vicencio, meteorólogo de la Oficina de Servicios Climáticos de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC).

Sobre su exposición, el profesor Cereceda comentó que a través de la similitud que existe entre algunos órganos del cuerpo humano que son afectados por el coronavirus y aquellos órganos que también son afectados por la contaminación del aire, “se puede comparar los efectos de la mala calidad del aire y del agua, con dos pandemias silenciosas a las que se enfrenta el mundo de manera permanente y que afectan a la salud de manera crónica, las que producen hasta ahora, mayor mortalidad y morbilidad que la del propio virus SARS-CoV-2 actualmente, que son precisamente el acceso al agua potable y la exposición a la contaminación atmosférica, donde esta última causa 8,8 millones de muertes al año en el mundo”.

En una segunda parte, el académico abordó “el impacto que podría producir la combinación de una mala calidad del aire durante este invierno en algunas ciudades de Chile con altos niveles de contaminación de PM2.5 y la presencia del coronavirus. Presenté, además, evidencia para fundamentar la hipótesis que sostiene que el PM2.5 puede ser un medio de transporte del SARS-CoV-2, aumentando la distancia de distribución de la infección y la persistencia del virus en el aire. Finalmente, se presentó la campaña de monitoreo que organizamos en conjunto con el Dr. Michael Seeger, también académico del Depto. de Química de la USM, el Dr. Luis Diaz, académico de la Universidad de Santiago y el Dr. Nicolás Schiappacasse de la Universidad Católica de Temuco, en colaboración con instituciones internacionales de investigación de Europa, USA y Japón”.

Acceso al agua, contaminación y pandemia

En la apertura de este primer ciclo de charlas, el presidente de CONAPHI Chile y Director General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas, Oscar Cristi, señaló que “estamos tocando un tema tremendamente importante que tiene que ver con la transversalidad del agua y su acceso frente a esta pandemia. La sequía que hemos estado viviendo en los últimos 10 años, se agudizó el año pasado llegando a niveles que nunca habíamos visto. También sabemos que siempre los más afectados por esta sequía son las personas más vulnerables, por ejemplo, aquellas de sectores rurales, quienes dada la contingencia se ven muy afectadas en sus hábitos de limpieza e higiene. Este vital elemento, cada día más escaso, plantea una situación de extrema fragilidad en el país frente a esta pandemia, especialmente para aquellas personas más vulnerables”.

Francisco Cereceda, en tanto, destacó la realización de estas actividades, que “generan conciencia tanto a los tomadores de decisión, como a la población en general, de los riesgos adicionales a los que está expuesta la población más aún en la zona centro-sur del país por su alta contaminación del aire en invierno; investigaciones que finalmente instan a que se tomen medidas de mitigación pertinentes para minimizar los impactos de la pandemia. Un aspecto adicional y sumamente relevante que además se abordó en este primer ciclo de conferencias, es el impacto del confinamiento en los meses de invierno y su relación con la mala ventilación y la necesidad de calefacción”.

“Sumado a esta situación, los equipos de calefacción que son usados por las familias chilenas en la zona sur del país, no son los más adecuados, ya sea por su tecnología antigua o por la tendencia natural al uso de combustibles más baratos como la parafina y la leña, materiales que justamente generan abundancia de material particulado fino (<PM2.5) y variados contaminantes tóxicos. Bajo estas condiciones, este ‘coctel explosivo’ podría favorecer la duración e ingreso del virus a nuestro organismo, generando un escenario más negativo que el que se ha dimensionado”, finalizó el académico.

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile