Opinión: Desempleo y Covid-19

3 · julio · 2020

Columna de opinión de la profesora María Elisa Farías, del Departamento de Industrias de la USM.

La pandemia del Covid-19 ha causado serios estragos a nivel mundial. Además de la pérdida de vidas humanas y los problemas relacionados con el aislamiento social, la contracción económica y el aumento del desempleo debido a la paralización de empresas amenazan el bienestar alcanzado en las últimas décadas.

El caso de Chile no es una excepción. Después de crecer 3,3% en promedio, a partir de la crisis Subprime hasta 2019, se proyecta para nuestro país en 2020 una recesión del orden del 6,5%, según el Informe de Política Monetaria (IPOM) del Banco Central de junio de 2020.

En relación con el desempleo, según la última encuesta de empleo realizada por el INE para el trimestre móvil, febrero-abril, la tasa de desempleo a nivel nacional habría llegado a un 9%. Estimaciones de la Universidad Católica, la sitúan en 11,2% en la actualidad. Si se considera un incremento de la tasa de desempleo similar al experimentado en 2009, para la crisis Subprime, la tasa de desempleo este año podría llegar a 17,9%. Esto significa un aumento de más de 100% con respecto a 2019.  Lo preocupante de estos indicadores, es que la crisis sanitaria podría estar evidenciando una serie de vulnerabilidades del mercado laboral en Chile.

Si se mira el Gráfico 1, entre 2000 y 2019, la economía chilena creció 3,7% en promedio. La tasa promedio de desempleo en el período fue 8,7%. Más aún, con un crecimiento de 4,8% entre 2000 y 2008, la tasa de desempleo alcanzó 9,9% en promedio. Después de la crisis Subprime, la economía chilena creció 3,3% en promedio y la tasa de desempleo alcanzó 7,3%. Considerando que la tasa de crecimiento de largo plazo para Chile se sitúa entre un 3,3% y 3,7%, el crecimiento promedio de la última década estaría en este rango. No obstante, la tasa de desempleo habría estado por encima de la tendencia de largo plazo, que se estima entre 6,0%-6,5%. Lo que revelan estas cifras es que el desempleo se ha mantenido alto en Chile por más de una década. Indudablemente, en un contexto de crisis como la actual el problema se magnifica.  

La literatura distingue entre el desempleo cíclico, relacionado con las fluctuaciones de corto plazo de la economía, que se producen en eventos como el actual, del desempleo estructural o de largo plazo. La persistencia del primero va de la mano de la capacidad de recuperación que tenga la economía. El desempleo estructural o de largo plazo es más complejo y depende de otros factores que afectan tanto el mercado laboral, como el funcionamiento de las empresas y las tecnologías de producción. Cuando se crean nuevas actividades, las empresas crean nuevos puestos de trabajo. Por otra parte, el término de actividades destruye empleos. En la medida de que la destrucción no supere la creación de empleos, la tasa de desempleo debiera mantenerse o caer en el tiempo. Contrariamente, en la situación actual se estarían destruyendo más empleos de los que se crean, tal como lo señala el estudio de la Universidad Católica. 

Además de reflejar un problema de magnitud, las cifras también muestran que el desempleo no afecta a todos los trabajadores por igual. Por ejemplo, en 2019 la tasa de desempleo a nivel nacional alcanzó 7,7%. Sin embargo, esta cifra fue 0,6% más alta para trabajadoras mujeres y 0,5% más baja para trabajadores hombres. Según los datos de abril de 2020, la tasa de desempleo sería 0,9% más alta para mujeres y 0,7% más baja para trabajadores hombres (ver Gráfico 2).

Diferenciando por grupos etarios, las tasas de desempleo entre jóvenes de 15 a 24 años, que alcanzaron 19,6% en 2019 y 20,5% en el trimestre móvil febrero-abril de este año, estarían más que duplicando las tasas de la población adulta. Asimismo, el desempleo actual estaría afectando más a los hogares de menores ingresos, que a los de mayores ingresos. Estas diferencias sin duda estarían acentuando los problemas de distribución de ingresos que tiene el país. 

La coyuntura del Covid19 ha puesto en evidencia una serie de debilidades de las economías en el mundo. En nuestro país, las cifras muestran que el mercado laboral no está respondiendo bien a los desafíos actuales. Especialmente, considerando que Chile es un país en desarrollo y que gran parte de los trabajadores requiere de un ingreso laboral para subsistir. Dar cuenta de estas debilidades podría ser una oportunidad para la economía post crisis sanitaria.

GRÁFICO 1

GRÁFICO 2

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile