Opinión: Inactividad física, sedentarismo y motivación

5 · agosto · 2020

Por:  Macarena Ramírez de Arellano, Profesora Área Educación Física USM Viña del Mar.

Indudablemente la cuarentena y el aislamiento social ha generado daños colaterales a nuestro organismo dados por la poca actividad física realizada, que es bueno enfrentar. La inactividad física es un daño silencioso y nos impide contrarrestar el sedentarismo que ha ido en aumento en estos últimos meses producto del confinamiento en la mayoría de los hogares.

Es necesario conocer la diferencia entre inactividad física y sedentarismo. Este último se entiende como la falta de movimiento durante el día, prácticamente sin gasto energético, correspondiendo a la clasificación más baja en el tipo de intensidad que realizan las personas de acuerdo a su actividad física, mientras que la inactividad es no cumplir con las recomendaciones mínimas internacionales para la salud de la población. Un ejemplo de ello, es que podemos hacer 40 minutos de actividades físicas vigorosas, pero si luego estamos todo el día sentado frente a un computador, se trata de una persona que la mayor parte del día hace actividades de tipo sedentaria. Si bien es común,  no hay que confundir estos dos conceptos.

Junto a lo anterior, se debe considerar que un incremento en el sedentarismo, aumenta la ansiedad, la depresión, el estrés, la obesidad, el colesterol, disminuye el estado el ánimo y decae el estilo de vida saludable. Entonces ¿cómo mantengo una vida saludable en este período de confinamiento? ¿Estoy  muy lejos de poder alcanzar una vida saludable?

Si bien es normal que las personas que regularmente realizan actividad física se desmotiven, debido a que no pueden llevar a cabo la rutina que acostumbraban, más difícil aún, es para una persona que no lo tiene como un hábito. De ahí la importancia de concientizar y educar sobre las actividades que se pueden realizar dentro del hogar que ayudan a mantener la tan anhelada vida saludable, tanto física como mentalmente.

Para salir de una rutina sedentaria, puedes seguir los siguientes consejos que te ayudarán en tu ámbito social y emocional: organiza tu día y dale un objetivo claro; determina días de la semana en los que harás actividad física y cúmplelos; aprovecha la tecnología y busca rutinas entretenidas y apropiadas a tu condición física. Finalmente, descansa y cuida tu cuerpo.

Luego de un cambio de rutina, aumenta el compromiso con el autocuidado y llegan las recompensas como el aumento de la capacidad cardiovascular, el cuerpo tendrá más energía, mejorará la concentración, prevención de enfermedades y lesiones, entre muchos otros beneficios.

Finalmente, no puedo dejar de mencionar una de las competencias transversales sello USM sobre vida saludable, que tiene como objetivo conocerse y desarrollarse integralmente. En esta línea, llevar una vida activa, nutrirse adecuadamente, recrearse para mejorar nuestro bienestar psicológico y social, no es algo lejano, podemos batallar contra el sedentarismo y la inactividad física, si somos capaces de autocuidarnos, autodesarrollarnos y autogestionarnos.

 

 

 

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile