Proyecto Starlink: nuevas oportunidades laborales para técnicos

26 · agosto · 2020

Israel Figueroa, docente de Técnico Universitario en Telecomunicaciones y Redes de la Sede Concepción, explica el proyecto y las oportunidades que se presentan para los profesionales de la USM.

El 13 de junio, se sumaron nuevos satélites a los 540 que ya están en órbita y son parte del proyecto Starlink, instancia que busca proveer internet a nivel global a velocidades y latencias equivalentes a las existentes de proveedores de banda ancha tradicionales.

El docente del Departamento de Electrónica e Informática de la Universidad Técnica Federico Santa María en Concepción, Israel Figueroa, explica que esta iniciativa “básicamente, utiliza una ´constelación´ de satélites en órbita baja, de una forma similar a lo que conocemos actualmente con televisión -o también telefonía e internet- solo que debido a que son satélites que están mucho más cerca de la superficie, no necesitas antenas que requieren los usuarios para comunicarse, pueden ser más pequeñas”.

El docente explica que el proyecto se encuentra en sus primeras etapas, con cerca de 500 satélites en órbita y sin fecha para comenzar a comercializarlo a gran escala, “pero dado que SpaceX ya dispone de la tecnología para enviar grandes cargas al espacio con su cohete reutilizable, existe un buen pronóstico para que puedan cumplir su cronograma”.

¿Cómo funcionan técnicamente estos satélites, qué características tienen?

“Los satélites son de tipo Smallsat, debido a que pesan 260 kilos cada uno, y sirven como una especie de router orbital, que recibe las comunicaciones de los clientes y los "rebota" a una estación fija que es la que conecta a internet. Se ha entregado información que los satélites también pueden comunicar datos entre ellos, pero hay bastante que se desconoce sobre las reales capacidades ya que son, en parte secretos comerciales, y en parte tecnologías en desarrollo por parte de la empresa”.

Además de dar conectividad a sectores aislados, ¿qué otros beneficios genera el desarrollo de este proyecto?

“Lo primero que cabe notar es que esta tecnología no está pensada para sectores densamente poblados, pues estos lugares están bien "iluminados" de internet; de hecho, los satélites tienen problemas para atender muchos clientes que estén dentro de una misma "celda". La transformación está en la vasta superficie del planeta que actualmente no cuenta con "iluminación", debido a que es inviable comercialmente, o que cuentan con alternativas inestables o de baja velocidad. Estos sectores pasarán a formar parte de la comunidad en la que nos encontramos todos, brindándole gradualmente el mismo tipo de oportunidades (como el teletrabajo o video bajo demanda/Netflix) que contamos quienes vivimos cerca de las urbes.

Por un lado, se incrementará el número de clientes para los servicios, pero también dichos sectores podrán comenzar a utilizar esta herramienta para ofrecer sus servicios y/o productos a la comunidad.

Es difícil predecir cómo se desarrollarán las tecnologías, pero se tiene conciencia de que permitirá desarrollar el capital humano que no contaba con el acceso a las tecnologías y también permitirá el crecimiento de industria tecnológica en sectores remotos. De esta manera, podemos caracterizar esta tecnología como una habilitadora, que facilitará la innovación y creará oportunidades en toda la superficie”.

A pesar de estos beneficios, han surgido algunas voces que reclaman contra la contaminación lumínica que generarán los equipos en el espacio. Al respecto, Figueroa señala que este es solo uno de los potenciales problemas que tiene la tecnología, ya que también está la basura espacial y posibles accidentes que podrían afectar al sistema y otros que quieran operar en la misma altitud. “Y la verdad el problema no es algo nuevo, actualmente todos los satélites reflejan luz solar a la tierra en alguna parte de su órbita, afectando la capacidad de los observatorios de ver las estrellas más tenues desde la tierra. Lo nuevo al respecto tiene que ver con la magnitud, digamos que 12 mil satélites es un número elevado, y los demás proyectos también contemplan constelaciones de satélites en órbita baja, por lo que diría que es un problema inherente a la tecnología satelital. Existen alternativas como Internet usando globos aerostáticos (loon.com) o utilizando aviones no tripulados/drones (Facebook Aquila), que podrían verse como una alternativa si es que son viables a la escala global”, explica.

En este contexto, surgen nuevas oportunidades para los técnicos en telecomunicaciones. “Esta es una innovación a nivel mundial que permitirá llevar tecnología de vanguardia a todo el terreno nacional. Nuestros técnicos tendrán el desafío de acercar estas tecnologías a la comunidad, así como también acelerar la inclusión de las nuevas comunidades a las tecnologías cloud. Creo que este tipo de tecnologías habilitan la posibilidad de innovar en nuevos y extensos lugares, donde la falta de una conectividad adecuada no hacía viable este tipo de iniciativas”.

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile