Estudio relaciona contaminación del aire y mala ventilación con aumento de casos COVID-19 en países latinoamericanos

7 · septiembre · 2020

La publicación, que cuenta con la participación de investigadores del CETAM de la USM, revela que existe una correlación significativa entre indicadores ambientales y la propagación del coronavirus en países de América Latina y el Caribe.

A raíz del alto crecimiento en las tasas de contagio por coronavirus SARS-CoV-2 y el impacto de la pandemia en América Latina, investigadores de diversas instituciones de la Región, entre ellas, la Universidad Técnica Federico Santa María a través de su Centro de Tecnologías Ambientales (CETAM), analizaron la relación entre indicadores ambientales como la temperatura, contaminantes atmosféricos seleccionados y velocidad del viento, con el aumento de casos COVID-19 en distintas ciudades latinoamericanas.

El estudio “Spread of SARS-CoV-2 through Latin America and the Caribbean region: a look from its economic conditions, climate and air pollution indicator”, concluye una estrecha relación entre el material particulado -específicamente PM10, PM2.5 y NO2- con la propagación de la enfermedad producida por coronavirus. Adicionalmente, la investigación señala que la baja velocidad del viento genera menos ventilación, lo que implica una mala dispersión atmosférica y una mayor concentración de los contaminantes, escenario que aumenta las posibilidades de contraer la enfermedad e incluso agravarla en los casos diagnosticados.

Sobre la situación en Chile, el Dr. Francisco Cereceda, coautor de la publicación y director del CETAM, explica que “nuestros datos están indicando que, para el caso de Santiago, hay una alta relación estadística entre el aumento de contagios y las bajas velocidades del viento. Este resultado podría estar relacionado con el aumento de la concentración de los contaminantes atmosféricos cuando hay una baja ventilación, lo que incide en una mala dispersión de estos contaminantes, en este caso, el material particulado presente en el aire que se respira”.

Asimismo agrega que “esto podría generar un debilitamiento del sistema respiratorio, afectando tanto a las personas enfermas de COVID-19 como a las demás, aumentando su susceptibilidad a contagiarse. Del mismo modo, esos aerosoles contaminantes podrían transformarse en el medio de transporte del virus, aumentando así su difusión y contagio. Esta última afirmación se presenta durante un periodo corto de tiempo entre que el virus sale de un huésped y llega a otro (infección), queda aún por investigar la viabilidad y duración del virus en el material particulado atmosférico, asunto en que estamos actualmente estudiando”.

Análisis y metodología

Para el estudio, se analizaron estadísticamente las ciudades de Santo Domingo (República Dominicana), Guayaquil (Ecuador), San Juan (Puerto Rico), Ciudad de México (México), São Paulo y Manaus (Brasil), Lima (Perú), Buenos Aires (Argentina) y Santiago (Chile), dado que cuentan con características sociales, económicas, culturales y ambientales en común. “Particularmente al sur de Sudamérica, se estaba iniciando el invierno, situación que propiciaba analizar, comparativamente, cómo estaría incidiendo la temperatura en la propagación del virus, considerando las diferencias climáticas entre estos  países”, indica.

La publicación liderada por el Dr. Tomás Bolaño, que cuenta con la coautoría de la Dra. Florencia Ruggeri -ambos investigadores postdoctorales del CETAM- utiliza “un análisis internacional aplicado a ciudades como Nueva York en USA, Yakarta en Indonesia y Oslo en Noruega, consistente en el estudio de factores comunes como el conteo de contagios diarios y muertes por COVID-19, y los correspondientes datos diarios de temperatura, velocidad del viento, PM10, PM2.5, NO2, etc. para todas las ciudades analizadas”, finaliza el Dr. Cereceda.

Dado que la pandemia continúa avanzando y se comporta de manera dinámica, el científico enfatiza que los resultados de esta investigación, aunque tienen un carácter preliminar, podrían ser objeto de otros estudios similares, así como también una herramienta de análisis para elaborar medidas de mitigación del COVID-19 o incidir en la toma de decisiones de la política pública.

Cabe destacar que el Centro de Tecnologías Ambientales y el Departamento de Química de la USM, en conjunto con la Universidad Católica de Temuco y la Universidad de Santiago, y con la colaboración de otras instituciones de EE.UU., Europa y Japón, se encuentran desarrollando -desde hace más de dos meses- una campaña de monitoreo que podría indicar la concentración del virus SARS-CoV-2 y comunidades bacterianas en muestras de PM2.5,  que en conjunto con la caracterización química del aerosol atmosférico de las distintas ciudades analizadas, permitiría el desarrollo de un modelo epidemiológico-ambiental de morbilidad y mortalidad por COVID19 y contaminación atmosférica, a corto y a largo plazo (10 años).

Puedes revisar el artículo académico completo aquí. 

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile