Productos responsables y consumo

Por Paulina Arancibia Musumeci, periodista.
Dirección General de Comunicaciones .

14 · junio · 2021

Columna de opinión de Marcelo Venegas, Profesor del Departamento de Diseño y Manufactura de la USM Sede Viña del Mar.

El fenómeno del consumo es uno de los objetivos del proceso productivo actual, convirtiéndose en un exitoso paradigma desde el punto de vista económico, disponiéndose como un mecanismo por el cual los bienes u objetos producidos se convierten en un medio efectivo para el disfrute de la vida de los seres humanos o bien, ya a esta altura, la sociedad de consumo. Al estar sostenido en la creación de sucesivas necesidades transformadas en nuevos productos, estos tenderán necesariamente a la activación de un ciclo perpetuo que, es sin duda, la fuerza impulsora de la producción. Si bien el consumo en sí no es malo, el problema está con el consumismo que se entiende como el consumo desmedido en masa, punto de partida de un sinnúmero de dificultades sociales, económicas y particularmente medioambientales.

Durante décadas ha predominado una economía lineal, inserta en lo que se define como matriz lineal de producción que, desde la Revolución Industrial, viene propiciando el consumo, desde una perspectiva depredatoria de las materias primas sin considerar la fragilidad de los ecosistemas naturales. El ciclo de consumo en torno al comprar, usar y tirar -fomentado en gran medida por la economía tradicional- ha generado un panorama tal que no encontrará viabilidad en el futuro donde ya no se contará con los recursos materiales o energéticos necesarios para seguir sustentado el modelo ya en crisis o, al menos, en cuestionamiento.

El diseño ha tenido un rol histórico en el devenir de este fenómeno y por cierto le cabe responsabilidad absoluta en la profusa promoción de mercancías o bienes. Asimismo, en la actualidad se abren poderosas oportunidades para que, desde la innovación se puedan corregir dichos errores y avanzar en conjunto con el empresariado en nuevos paradigmas económicos más humanos y por defecto, sostenibles.

En este sentido, la práctica del diseño Industrial debe ser un motor innovador en el próximo modelo económico de vocación restaurativa. Repensando el concepto de producto, su solución a partir de nuevas interfases y considerando nóveles formas de industrialización (fabricación aditiva, industria 4.0, entre otras) en favor de poder acercarse a una mayor disponibilidad funcional de los bienes, más que a una existencia física, por ejemplo. O bien siendo efectivos a corto plazo, en la puesta en práctica de nuevas metodologías proyectuales que se hagan cargo de la realidad de sus países tanto su economía, matriz productiva, institucionalidad medioambiental y recursos naturales, para proponer soluciones circulares y sostenibles ambientalmente, pero atractivas también desde el punto de vista económico.

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile