Estudio analiza la utilidad de la terapia robótica en niños con Trastorno del Espectro Autista

Por Isabel Quinzio Arenas, periodista.
DGC Concepción.

16 · junio · 2021

Equipo multidisciplinario llevó a cabo un estudio sobre el uso terapéutico de robótica en niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), que será publicado en la Revista Andes Pediátrica de la Sociedad Chilena de Pediatría.

Una experiencia muy gratificante vivió un equipo de expertos que desarrolló una serie de talleres con niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA)  en el Servicio de Neuropsiquatría Infantil del Hospital Clínico San Borja Arriarán (HCSBA).

El trabajo se realizó en el marco de dos estudios que buscaban describir la experiencia clínica del uso de terapia robótica y su impacto en las conductas de un grupo de menores. Para este fin se conformó un equipo multidisciplinario compuesto por profesionales del área de Neurología Pediátrica y Terapia Ocupacional del Servicio de Neuropsiquiatría Infantil del HCSBA, académicos del Departamento de Ingeniería en Diseño de la Universidad Técnica Federico Santa María y la asesoría de un experto en robótica social de la Fundación Sant Joan de Déu (Barcelona, España).

Cada taller, en que los menores trabajaron en duplas, consistió en resolver un desafío a través de la construcción y programación de un robot utilizando un set de LEGO EV3 Mindstorm. “El principal objetivo era lograr que cada dupla fuera lo más autónoma posible, ideando y construyendo el robot, y de esta manera ir fomentando la interacción social entre ellos”, cuenta Leonardo Madariaga, director y académico del Departamento de Ingeniería de Diseño de la USM e investigador del proyecto.

Madariaga destaca que, en el desarrollo de los talleres, cumplieron un importante rol los profesionales en la anticipación, mediación y resolución de conflictos entre los niños.

Para el equipo fue una experiencia muy positiva, “sobre todo por el efecto que observamos en los niños y sus familias. Para nosotros fue muy gratificante ver a los menores logrando colaborar con sus compañeros, disfrutar las actividades que estaban realizando y ver cómo a través de esas acciones efectivamente lograron avanzar en superar sus dificultades sociales”, relata el académico.

Para la doctora Carolina Yáñez, Neuróloga Infantil e investigadora principal del estudio, los resultados permiten proyectar este tipo de intervenciones en el ámbito terapéutico de la práctica clínica habitual de niños con TEA. “Observamos buena adherencia, alta satisfacción y efectos sugerentes de un impacto positivo en las habilidades sociales de los niños. La experiencia se podría instaurar como terapia regular en la medida en que se constituyera un equipo profesional entrenado, que coordine y ejecute estos talleres, contando además con el material tecnológico”, señala.

Tras la realización de las experiencias y el posterior análisis de datos, presentando resultados preliminares en congresos nacionales e internacionales, la primera experiencia del año 2016 fue aceptada para su publicación en la Revista Andes Pediátrica de la Sociedad Chilena de Pediatría. La segunda experiencia se encuentra en fase de redacción de un artículo para publicar sus resultados en una revista internacional.

“Muchos niños aún recuerdan los talleres y pensamos que sería importante consolidarlos como una terapia disponible en el sistema de salud pública chileno”, concluye Madariaga.

USM Transparente Universidad Acreditada 6 Años G9 Universidades Públicas No Estatales
Mecesup Reuna Universia Estudia en Valparaíso Agrupación de Universidades Regionales de Chile